Si estás interesado en un banner, un post o sección patrocinado, o en alguna otra forma de publicidad en Nuestros Bebes, ponte en contacto conmigo en fiorellava28@hotmail.com

miércoles, 7 de abril de 2010

Incompatibilidad sanguínea


Que es? 

También conocida como enfermedad Hemolítica Perinatal, sucede cuando la sangre de la madre y del feto son de diferentes grupos sanguíneos que nos son compatibles entre sí. Por ejemplo, si la mamá tiene tipo de sangre O y su bebé es A, el cuerpo de la mamá identifica ese “A” escrito en cada glóbulo rojo del feto como si fuera una enfermedad y lo ataca, destruyendo la sangre del bebé.

Que hacer? 

No hay que temer lo peor. En la mayoría de casos de incompatibilidad ABO es posible llevar a cabo el embarazo bajo vigilancia del médico, ya que la “escritura” en los glóbulos rojos del bebé es débil y es más difícil que el organismo de la mamá la note, por lo que no desarrollan eritroblastosis fetal y tienen una enfermedad benigna.

Es necesario asistir a los controles desde el momento en que se sospecha estar embarazada, así se detectará si existe este problema a tiempo. Controlado y con el cuidado adecuado el bebé será tan normal como el resto.

Consecuencias

En la mayoría de los casos, donde la enfermedad se desarrolla de manera benigna, el bebé no tiene problemas, y en caso que los tenga puede nacer con una anemia leve.

En casos extremos el feto puede morir por rechazo del cuerpo de la mamá. Si logra nacer, puede tener severo caso de anemia o daño al sistema nervioso central.

Tratamiento

Para casos extremos, el tratamiento generalmente consistirá en dar medicamentos a la mamá que apaciguan su sistema inmunológico, y transfusiones al feto para evitar o corregir la anemia.

Otro tipo de incompatibilidad sanguínea es la del RH, donde hay que tener más cuidado y sucede cuando la mamá es Rh– y el bebé es Rh+. Durante el primer embarazo, el cuerpo de la mamá crea los anticuerpos para el Rh+ pero no tiene tiempo de destruir a gran escala las células marcadas con Rh+ del bebé. Sin embargo, el ataque será eficaz y masivo en el caso de un segundo embarazo, pues el organismo de la madre “recordará” a ese tipo de célula como un invasor.
Para evitarlo, se le coloca a la mamá una vacuna dentro de las 72 horas posteriores al primer parto. Hay que considerar como primer embarazo incluso aquellos que no llegaron a término.

Bebes